Ahorro de costes

La actual coyuntura económica está provocando que las empresas busquen fórmulas para reducir costes a fin de que la gestión sea más eficiente. La política de reducción de costes es un arma de doble filo ya que puede suponer la pérdida de competitividad de la empresa.

Llevar un control minucioso del gasto para intentar reducirlo al máximo posible es algo positivo independientemente de que nos encontremos en un período de crisis o no. Realizar un exhaustivo control sobre el gasto de energía sí que interesa a la hora de adquirir un nuevo equipo, gastarse más dinero en motores y maquinaria eficientes energéticamente.

En la  reestructuración de costes existe una fórmula conocida como principio de Pareto. Esto parte de la premisa de que en todo grupo de elementos o factores que contribuyen al mismo efecto, unos pocos son responsables de la mayor parte de dicho efecto.

 

Deberemos recortar costes sobre aquellos elementos del gasto que tienen efectos reducidos sobre las ventas, mientras que dejaremos igual los elementos de gastos que no son vitales.

Un hecho que va a permitir reducir costes es el de la factura electrónica, además del ahorro de costes por el tema del papeleo permite reducir los tiempos de gestión y limita los posibles errores.

Otro punto a la hora de reducir gastos y que las empresas suelen descuidar es el de la factura telefónica. Hay que aprovechar las diferentes ofertas reduciendo considerablemente dicho coste.

Si la formación es un valor importante en la empresa, se pueden optar por fórmulas para reducir su gasto y el tiempo empleado como e-learning frente a los cursos presenciales.

Se debe buscar un proveedor de servicios de tecnología que trabaje con nosotros para procurarnos soluciones y programas personalizados.

Ya no es necesario mantener un local excesivamente grande. Hay posibilidades del teletrabajo.

Las compañías Business Process Outsourcing permiten a la empresa centrarse en su actividad principal, dejando las actividades secundarias en manos de empresas especializadas, permiten a la empresa centrarse en los que “mejor sabe hacer”, externalizando el resto de actividades.

Destacar cuatro pasos clave:

·      Analizar el potencial de ahorro: grupos de materiales, estructuras de proveedores, procesos de compra y organizaciones de compras son analizados para personalizar el concepto de implementación.

·         Aplicar Global Sourcing.

·         Implementar proceso de compra personalizado a las necesidades específicas.

·         Medir los resultados.

Tener en cuenta que un ahorro del 5% en los gastos de compra, puede suponer un 30% más de beneficios para las empresas. Una buena planificación y gestión de stocks, puede reducir un 25% los costes de inventario a través de la reducción de inmovilizado, la minimización de pérdida por obsolescencia, la reducción de espacios por recursos, etc.

Se deben analizar las entregas, el desarrollo de productos, la logística, los almacenes, el diseño, la producción, el proceso, el costo de materiales, el conocimiento de los trabajadores, la productividad, la administración, los gastos e inversiones para crear una cadena de valor que nos permita el objetivo de reducir gastos sin perder competitividad.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.