El control de gestión dentro de las organizaciones

En las pequeñas empresas, la función de control de gestión suele estar difuminada en diferentes áreas y/o asumida por el departamento financiero. No solemos encontrar departamentos con identidad propia por razón de la dimensión de la organización.

En las medianas y grandes empresas, dentro de su estructura organizativa, existen departamentos de «Control de Gestión» o de «Planificación y Control» encuadrados en diferentes ubicaciones:

MODELO EUROPEO

En algunas organizaciones se sigue el llamado modelo europeo, en el que Control de Gestión es un departamento «staff» de la Dirección General, sin poder jerárquico.

Su función es de apoyo a esta Dirección y tiene un componente más estratégico que operacional, al encontrarse alejado de las operaciones.

Para que esta posición sea realmente eficiente, la compañía debe disponer de buenos sistemas de gestión que permitan a este departamento obtener con autonomía, toda la información necesaria para su tarea de análisis.

MODELO AMERICANO

En algunas organizaciones podemos encontrar una Dirección de Control de Gestión al mismo nivel que las otras Direcciones.

En este caso, Control de Gestión está muy implicado en el día a día, participando en la toma de decisiones y realizando una labor de control «in situ», no sólo a las áreas operativas sino también a la propia dirección financiera.

Este modelo de contrapeso con Finanzas es habitual en multinacionales con un modelo matricial muy implantado. Podemos decir que en este caso, el área de CG pierde un poco su independencia y objetividad a cambio de trabajar muy estrechamente con Operaciones.

 MODELO AMERICANO – VARIANTE

Una variante del modelo americano es encuadrar la función de Control de Gestión dentro del área de Finanzas. Podemos decir que ésta fue la primera ubicación del CG en el mundo de la empresa y sigue existiendo en muchas compañías.

En este caso, la Dirección Financiera tiene mucho peso en la organización y no necesita que haya otra Dirección a su nivel. Finanzas se encargará de controlar la gestión de la empresa y de coordinar la labor presupuestaria.

Este modelo lo solemos encontrar en organizaciones de tamaño reducido.

MODELO DESCENTRALIZADO

En este modelo descentralizado, no existe un departamento de CG como tal. La función se encuentra repartida en cada dirección, lo que tiene algunas ventajas pero también inconvenientes:

      1. El control de cada dirección está muy cerca de las operaciones de esa línea de negocio pero pierde visión global de la compañía.

      2. Por otra parte, tiene una gran dependencia de su jefe jerárquico y puede producirse algún conflicto entre ellos a la hora de analizar resultados.

      No obstante, este modelo descentralizado es compatible con la existencia de un departamento central de Control de Gestión como los enunciados anteriormente. En este caso, estos “mini departamentos” reportan funcionalmente a éste.

Como vemos, existen muchos modelos de funcionamiento para este departamento. Lo importante es que la función exista, lo más adaptada a la cultura de la empresa, y que sea capaz de aportar valor a través de sus análisis, alertas, recomendaciones y propuestas, es decir, a través de su influencia como conocedor del negocio y de los objetivos de la compañía.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.