El Flujo de Efectivo

Los recursos monetarios de la empresa son la columna vertebral de la operación diaria de la misma. Con recursos económicos se pueden aprovechar oportunidades de nuevos y mejores negocios, los cuales tendrían que ser desechados si no se contara con dinero.

 

Uno de los elementos de planeación a corto plazo, es el flujo de efectivo que sirve para determinar las necesidades o sobrantes de efectivo que se tendrán en la operación de la empresa en un futuro inmediato; esto es, en la próxima semana, el próximo mes, el bimestre siguiente, etc.

 

El presupuesto de efectivo representa la estimación anticipada de los ingresos y egresos de efectivo que se obtendrán y pagarán durante cierto periodo de tiempo futuro.

 

El flujo de efectivo es una herramienta del administrador financiero, y este, varía mucho según la empresa, en ello interviene por ejemplo el giro de la organización.

El flujo de efectivo (es también conocido como Presupuesto de caja, Presupuesto de movimientos de Caja, Cash Flow o Presupuesto de Flujo de Efectivo) constituye una forma eficaz de planificar y controlar las salidas y las entradas de dinero, de evaluar las necesidades del mismo y hacer uso provechoso de su excedente.

 

«El presupuesto de efectivo representa la estimación (aproximación) anticipada de los ingresos y egresos (gastos) de efectivo que se obtendrán y pagarán durante cierto periodo de tiempo futuro.

 

Se recomienda que para que haya una correcta administración del flujo de efectivo se sigan los siguientes principios que están orientados a lograr un equilibrio entre los flujos positivos (entradas de dinero), y los flujos negativos (salidas de dinero) de tal manera que la empresa pueda, conscientemente, influir sobre ellos para lograr el máximo provecho.

 

1. «Siempre que sea posible se deben incrementar las entradas de efectivo» (sea Incrementar el volumen de ventas, Incrementar el precio de ventas, Mejorar la mezcla de ventas (Impulsando las de mayor margen de contribución), Eliminar descuentos.

2. «Siempre que sea posible se deben acelerar las entradas de efectivo» (Incrementar las ventas al contado, Pedir anticipos a clientes, Reducir plazos a crédito.

3. «Siempre que sea posible se deben disminuir las salidas de dinero» (Negociar mejores condiciones (reducción de precios) con los proveedores, Reducir desperdicios en la producción y demás actividades de la empresa, Hacer bien las cosas desde la primera vez (disminuir los costos de No Tener Calidad)).

4. «Siempre que sea posible se deben demorar las salidas de dinero» (Negociar con los proveedores los mayores plazos posibles, Adquirir los inventarios y otros activos en el momento más próximo a cuando se van a necesitar, salvo adquisición de los mismos por alguna decisión financiera derivada de situaciones inesperadas).

 

De acuerdo con los objetivos y el plan estratégico de la empresa se deben tener ingresos al vender los productos, así como también, al mismo tiempo, tendremos costos y gastos con el plan en marcha de la organización.

 

Los principales objetivos del flujo de efectivo son:

    1. Determinar la probable posición de caja al fin de cada periodo como resultado de las operaciones planificadas de la empresa.
    2. Establecer vigilancia y control continuo de las entradas, salidas, los saldos mínimos y máximos del efectivo.
    3. Establecer la necesidad de financiamiento y/o disponibilidad de efectivo ocioso para inversión.
    4. Coordinar el efectivo con: el total de capital de trabajo, los ingresos por las ventas, los gastos, las inversiones y los pasivos de la empresa.
  1. Establecer una base sólida para la vigilancia continua de la posición de caja.
  2. Identificar los excedentes e insuficiencias de efectivo por periodos determinados, estableciendo las necesidades de financiamiento y/o la disponibilidad del efectivo ocioso para invertirlo, así como para determinar las alternativas a las que se pueda recurrir dependiendo del caso que se trate.

Por medio del flujo de efectivo se determinara cuánto dinero tenemos y cuando lo necesitaremos, con el objeto de planear a quien y bajo qué condiciones cubrirá sus necesidades económicas en caso de tenerlas, lo cual significa que por medio del flujo de efectivo se evitan las sorpresas y urgencias de dinero, que es cuando se obtienen los recursos en las peores condiciones de plazo y costo.

 

La finalidad principal para mantener el efectivo que respalde a las empresas es el de satisfacer necesidades futuras. En términos generales tenemos que las ventajas que ofrece el flujo de efectivo son:

* Estimación anticipada de las entradas y salidas de efectivo.

* Escoger el momento adecuado para elegir aumento de capital, emisión de acciones, créditos, etc.
* La estimación por meses, semanas y/o días permiten determinar el saldo disponible para inversiones a largo plazo.
* Realización coordinada de cobros y pagos, es decir, llevar a cabo una evaluación de las políticas de cobros o pagos para determinar si son las óptimas.
* Indica las cantidades de fondos adicionales que se necesitaran durante el año como consecuencia del ritmo de las operaciones.
* Permite coordinar las fechas en que la empresa necesite efectivo y señala aquellos en que escaseará, además de señalar los requerimientos excepcionalmente importantes de efectivo.
* Muestra la posición final por sub-períodos, para un periodo de tiempo determinado.

 

Las empresas mantienen efectivo y valores negociables para reducir su riesgo de insolvencia técnica, teniendo de esta manera un conjunto de recursos líquidos para realizar tanto desembolsos planeados como los imprevistos.

 

Es importante profundizar en las acciones que a nuestro juicio se pueden seguir para la óptima utilización de los excedentes que lleguen a resultar en el flujo de efectivo.

 

En primera instancia mencionaremos las acciones a seguir que pueden realizarse dentro de la organización:

 

* Aprovechar y realizar el pago anticipado a proveedores así como descuentos por pronto pago, cuando sea conveniente.

* Realizar compras por volúmenes, siempre y cuando realmente sean necesarias para la actividad de la empresa, para poder obtener productividad en la misma y descuentos que sean traducidos en menores costos y mayores utilidades.

* Liquidación en forma anticipada de los pasivos en moneda extranjera cuando exista riesgo de una devaluación de la moneda nacional, para evitar así pérdidas por diferencia en el tipo de cambio.

* Cuando se tenga la certeza de que los excedentes no serán necesarios para la empresa en la realización de sus operaciones, realizar inversiones a largo plazo.

* Efectuar Inversiones a corto plazo, en donde el vencimiento coincida con el déficit pronosticado, evitando la necesidad de recurrir al financiamiento y por consiguiente a los gastos financieros que estos originan.

 

Existen diversas formas de manejar el excedente de efectivo, sin embargo esto dependerá de la planeación financiera y de las políticas de la empresa, así como las decisiones que se tomen sobre la base del análisis que se realice sobre las variables acerca de liquidez, rentabilidad, plazos y riesgos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.