Gastos que puede deducirse el autónomo

Muchos trabajadores por cuenta propia posiblemente se suelen preguntar muchas veces qué gastos pueden deducirse como autónomos.

Aquellos que tributen en estimación directa, que puede ser tanto normal como simplificada, pueden deducirse bastantes gastos siempre que consigan demostrar que son pertenecientes a su actividad. A todo esto hay que añadir que los gastos deben de aparecer también en la contabilidad y justificarlos con una factura ya que los tickets no sirven como justificantes.

Por todo ello, los gastos que resultan más sencillos de justificar son los siguientes:

  • Adquisición de materiales para la explotación de negocio, consumibles, etc.
  • El arrendamiento de un local al que se le dará un uso exclusivamente profesional, así como todos los gastos de suministros, entre los que se encuentran Internet y el teléfono.
  • Alquileres, leasings y servicios de asistencia técnica.
  • Compra de otros materiales y servicios que guarden relación con la actividad del profesional, entre los que se encuentran por ejemplo las cuotas de asociaciones profesionales, asistencia a congresos o suscripciones a revistas.
  • Todos los gastos de reparación y mantenimiento de las instalaciones, así como la amortización de los bienes muebles e inmuebles.
  • Pérdidas por deterioro del valor de los elementos patrimoniales.
  • Sueldos de los trabajadores, además de otros gastos como pueden ser las dietas, desplazamientos, indemnizaciones y pagos en especie.
  • Las cotizaciones a la Seguridad Social tanto del autónomo como de los trabajadores que tiene a su cargo.
  • Los servicios que se contratan a una empresa o profesional independiente.
  • Formación, seguros y demás beneficios del personal como puede ser la contribución a un plan de pensiones.
  • Los impuestos que son fiscalmente deducibles, como el IAE y el IBI.
  • Gastos en I+D, relaciones públicas, publicidad, servicios bancarios, intereses de créditos, etc.
  • Seguro de salud del autónomo, cónyuge e hijos menores de 25 años que aún residan en el domicilio familiar hasta un máximo de 500 euros.

Hay otros gastos de los autónomos que resultan más complicado de justificar, ya que es preciso diferenciar entre el uso privado y el personal. Entre los más consultados se encuentran la casa, el coche, viajes y ropa.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.