La buena gestión del cambio es clave para el éxito

En tiempos de crisis no se puede perder la perspectiva

 

Una nueva investigación revela que hay una relación directa entre la forma en que las organizaciones gestionan los cambios y su éxito estratégico y financiero. El estudio afirma que las empresas que tienen una buena gestión del cambio y se centran en las necesidades de los clientes, están mucho mejor preparadas para enfrentar las crisis que aquellas que no administran bien los cambios y que se enfocan sólo en la parte financiera y en recortar costos cuando la situación se complica. De acuerdo con los resultados, una compañía no debe dejar de invertir en innovación en ningún momento.

La crisis económica que vivimos demuestra que muchas organizaciones no estaban bien preparadas para adaptarse a nuevas condiciones y realizar cambios de manera ágil, lo que, en la mayoría de las ocasiones, las afectó considerablemente provocando consecuencias muy negativas como resultado no sólo de la crisis generalizada, sino también de la mala gestión de la situación.

Uno de los ejemplos es el de la enorme cantidad de compañías que se sintieron amenazadas por la crisis y que, como una medida desesperada para sobrevivir, decidieron enfocarse exclusivamente en el recorte de costos, despidiendo empleados masivamente y dejando de lado la inversión en innovación y en todo aquello que los clientes necesitan para continuar siendo fieles a una compañía.

«>Hoy se sabe que para esas empresas que sólo recortaron costos los resultados no fueron los mejores porque no pudieron conservar su competitividad, y son muchos los directivos que lo admiten y lo toman como una lección.

Y es que, efectivamente, la buena preparación y administración de los cambios son fundamentales para el éxito de una organización. Existe una relación directa entre la gestión del cambio por parte de una organización y su éxito estratégico y financiero en momentos de crisis.

Mirar más allá de los costos

De acuerdo con el estudio, las organizaciones más exitosas permiten que sus cambios estén motivados y dirigidos por las necesidades de los clientes, la eficiencia y la calidad, y son más capaces de llevar a cabo los cambios rápida y efectivamente, mientras que las empresas con peores resultados se caracterizan por enfocarse solamente en los costos.

La relación entre la gestión del cambio y el resultado empresarial sugiere que las organizaciones deberían prestarle más atención a la motivación y los procesos de cambio para maximizar el rendimiento. Las empresas deberían evitar los cambios motivados por políticas internas o exclusivamente por los costos, para enfocarse en los cambios motivados por las necesidades de los clientes”.

Y es que las cifras lo confirman: en las compañías de menor rendimiento se encontró que el 56% de ellas se están centrando en su actividad (mientras que sólo el 45% de las de mayor éxito se centran en esto), sólo el 30% han trabajado en colaboración (49% de las exitosas lo han hecho), sólo el 23% están invirtiendo en el desarrollo de liderazgo (49% de las otras lo hacen), sólo el 25% están invirtiendo en sostenibilidad (49% de las otras lo hacen) y solo 7% han sido muy exitosas en la realización de su plan estratégico (62% de las compañías de mayor desempeño han sido exitosas en este punto).

Al comparar esos datos, se concluye que durante tiempos de crisis, las organizaciones no funcionan correctamente si se enfocan sólo en los costos descuidando la inversión en aspectos fundamentales para las necesidades del cliente. Las organizaciones deberían evitar las estrategias motivadas simplemente por ahorros de costos a corto plazo, limitándose a asegurar sus escotillas ante una tormenta. A las empresas parece irles mejor cuando continúan innovando y buscando nuevas oportunidades de mercado”.

Liderazgo de alta calidad

Esta investigación es una prueba más de que una compañía no funciona basándose exclusivamente en el aspecto financiero y tomando decisiones motivadas sólo por lo que dicen los números, sino que, precisamente, esos números muestran mejores resultados cuando se tienen en cuenta otros elementos relacionados con las necesidades del cliente y con la constante innovación, que es lo que finalmente atrae a los consumidores.

Todo lo anterior teniendo en cuenta que los mercados de hoy se mueven muy rápido y no esperan a nadie ni se preocupan por aquellos que no sean capaces de seguir el ritmo a los cambios, más aún cuando esos cambios se dan en medio de una crisis económica.

En palabras de Hennessy, “con el ritmo del cambio acelerando, el éxito depende de que los líderes tomen decisiones sensatas e implementen los cambios rápidamente. Las organizaciones que tienen buen liderazgo tienden a ser más exitosas estratégica y financieramente. Identificando e invirtiendo en liderazgo de alta calidad, las compañías serán capaces de motivar el buen desempeño”.

Por todo esto, los líderes de hoy deben tener siempre presente que es, precisamente, en tiempos difíciles cuando se debe ser el mejor, ya que sólo los mejores logran sobrevivir y, además, continuar con buenos resultados.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.