Las empresas españolas necesitan más ‘controllers’

El volumen de responsables de control de la gestión económica y financiera (controllers) en las pequeñas y medianas empresas es, aún, muy reducido en comparación con las empresas inglesas y americanas.

 

A modo orientativo, sólo 3 de cada 10 empresas pequeñas y medianas en España han incorporado controllers dentro de los equipos financieros, mientras que en otras economías de mayor cultura financiera de gestión este ratio alcanza las 6 de cada 10″, ha explicado Víctor Vera, director financiero y responsable de la comisión de Controlling de la Asociación Española de Financieros de Empresa (Asset).

Sin embargo, la incorporación de procesos y herramientas propias del controlling es una tendencia que aumenta a medida que las compañías descubren los beneficios que este tipo de prácticas comportan en la toma de decisiones.

 

Perfil clave

A pesar de la compleja situación económica, financiera y empresarial actual, el valor de la estrategia, el seguimiento de la rentabilidad del negocio, y la gestión de costes y planes de contención asociados son elementos clave para las empresas y directivos. Por este motivo, los controllers o especialistas en control de gestión, son profesionales ampliamente solicitados.«Creemos que profundizar en el ámbito del control de gestión es garantía de encontrar recetas válidas para nuestras empresas y directivos en un entorno económico complejo como el actual», explica Víctor Vera.

El papel clave del controller radica principalmente en su aportación sobre el análisis e interpretación del comportamiento del negocio, y al seguimiento de la estrategia y su implantación. «Desde el punto de vista de los directivos financieros, la incorporación de estas funciones o de, directamente, profesionales con este perfil en los departamentos financieros supone una proyección hacia la dirección ejecutiva y estratégica de la información que genera el profesional de nuestro sector», ha explicado el presidente de Asset, Josep Badia.

A diferencia de lo que sucede con muchas de las funciones financieras tradicionales como pueden ser las funciones fiscales, contables e incluso tesoreras, la función del controller es difícil de centralizar en la empresa matriz o de externalizar hacia proveedores especializados, ya que requiere de un conocimiento elevado y de proximidad con la realidad local del negocio.

Como consecuencia, hoy en día se produce a menudo una sustitución o evolución de perfiles administrativo-contables hacia perfiles de controlling, por cuanto permiten analizar desde el terreno y de forma más precisa qué le ocurre al negocio local.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.