Los parados podrán cobrar toda la prestación para invertir en su negocio

EL GOBIERNO PREPARA LA REFORMA DEL ESTATUTO DEL AUTÓNOMO.

Los nuevos microempresarios mantendrán su cotización de pagar 50 euros a la Seguridad Social, aunque contraten a un asalariado.

 

El Gobierno busca fuentes de empleo a toda costa, para reducir las elevadas cifras de paro que tiene España. El Banco Central pidió ayer mismo al Ejecutivo que haga nuevos cambios en el mercado laboral, para acelerar la reducción del desempleo, que afecta a 5,4 millones de personas, el 23,7% de la población activa. En este contexto, el Ejecutivo está preparando nuevas medidas para favorecer el empleo autónomo, la creación del propio puesto de trabajo, y dentro de ello, también, la potenciación de las cooperativas y sociedades laborales.

 

Así, el Ejecutivo ha decidido que todos los parados con prestación, cualquiera que sea su edad, puedan cobrar toda la cuantía de una vez siempre que la destinen a inversión para crear su propio negocio y, por tanto, su propio puesto de trabajo. Hasta ahora, sólo podían percibir la prestación de esta forma los hombres menores de 30 años, y las mujeres, hasta 35 años. Si no, para los parados mayores de esa edad, la llamada capitalización del paro está limitada al 60% de la cuantía. La novedad pues está en que la medida se amplía a todos los parados, eliminando el límite de edad.

 

El Gobierno restaura así una fórmula que suprimió el primer Ejecutivo socialista en 1993 para ahorrar gasto –en plena recesión económica– y evitar un fraude que entonces era relativamente frecuente. Muchos desempleados gastaban la prestación para fines distintos al de creación de su propio negocio. Sin embargo, actualmente, mantienen su trabajo el 90% de quienes cobran el 60% del desempleo; unas 150.000 personas, según informan las distintas fuentes de la Administración y del sector, consultadas por EXPANSIÓN.

 

Fuentes de empleo

Por lo tanto, el Ejecutivo considera que con esta medida puede potenciar una importante fuente de empleo, ante el impulso que están teniendo los nuevos empresarios.
 
La ministra de Empleo y de Seguridad Social, Fátima Bá- ñez, ha incluido esta medida en la reforma del Estatuto del Autónomo. Norma que el Ejecutivo piensa estudiar y aprobar antes de que acabe mayo. De hecho, Báñez informará hoy a las organizaciones más representativas del sector ATA, UPTA y CEAT, y a las de la economía social, como la patronal Cepes, sobre los cambios introducidos en la norma. Precisamente, para apoyar la creación de empleo también entre los nuevos autónomos –desde septiembre de 2013–, quienes contraten a un trabajador por cuenta ajena, mantendrán su cotización de 50 euros mensuales a la Seguridad Social.

 

El Ejecutivo sostiene así una ventaja conocida como la tarifa plana, que hasta ahora suprimía para quienes contratasen a un empleado, lo cual era una contradicción en la lucha contra el desempleo.

 

Con este objetivo también, el Gobierno va a aumentar la protección de los autónomos que en la mayor parte, o en la totalidad de sus ingresos, depende de un sólo cliente. Conocidos coloquialmente como trades, de trabajadores dependientes, muchas empresas les prohiben que se den de alta en su registro, con el fin de cometer un fraude. Trabajan con las funciones y la disciplina de un asalariado, pero son obligados a darse de alta en la Seguridad Social como autónomos. Es decir que la empresa no paga cotizaciones sociales.

 

En el Estatuto del Autónomo el Gobierno también quiere potenciar a la economía social, que está formada por cooperativas y sociedades anó- nimas laborales, y que también son campos para los autónomos.

 

La vicepresidenta

Así, la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, ha comunicado a Cepes una nueva medida para favorecer la creación de empleo en este tipo de sociedades. Empleo extenderá a la contratación de todos los parados, cualquiera que sea su edad, la actual bonificación de 800 euros anuales en la cuota a la Seguridad Social, durante un máximo de tres años, que reciben actualmente las cooperativas y sociedades laborales que incorporen como socios trabajadores a jóvenes desempleados menores de 30 años. Actualmente, esta bonificación es de 1.650 euros anuales para las empresas de inserción que contraten a jó- venes en riesgo de exclusión social durante todo el contrato o durante 3 años en caso de contrato indefinido.

 

Precisamente, Empleo prepara nuevas ayudas, con bonificaciones en las cotizaciones sociales, en la contratación a las compañías que den trabajo a las personas con muchas dificultades de inserción laboral, y que hayan iniciado su camino en empresas de inserción social. Es decir, es un camino para impulsar la transición laboral de personas que, incluso, han estado cerca de la marginación social.

 

Con todo, el Gobierno aprovechará la reforma de la normativa para unificar criterios en las subvenciones que las distintas comunidades autó- nomas otorgan a comunidades autónomas y sociedades anónimas laborales.

 

En busca de todas las fuentes de empleo

 Incentivar la creación de su propio negocio:

Todos los parados con prestación, independientemente de su edad, podrán solicitar toda la cuantía a la que tengan derecho si la invierten en la creación de su negocio

 

 Apoyo a que el autónomo cree empleo asalariado:

El nuevo autónomo que contrate a un asalariado mantendrá la cotización de 50 euros mensuales a la Seguridad Social, la llamada ’tarifa plana’.

 

 Respaldo a la ocupación en las cooperativas:

Se amplía a la contratación de todos los desempleados, independientemente de su edad, la bonificación de 800 euros anuales en la cuota a la Seguridad Social durante un máximo de tres años para aquellas cooperativas y sociedades laborales que los incorporen como trabajadores. Esta bonificación será de 1.650 euros anuales para empresas de inserción que contraten a personas en riesgo de exclusión social durante todo el contrato o durante 3 años en caso de contrato indefinido.

 

 Ayudas a la colocación de parados de difícil inserción laboral:

El Gobierno concederá bonificaciones en las cotizaciones sociales por trabajador a las empresas que contraten empleados procedentes de sociedades de inserción social. Es decir, que tengan trabajadores en programas de lucha contra la marginación social.

 

 Entrada en los concursos públicos:

Las cooperativas y las sociedades anónimas laborales también tendrán reservada una parte de los concursos públicos para que puedan participar en ellos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.