Mejora de la competitividad. Diseño de productos que satisfagan las necesidades de los clientes

Una vez se han identificado las necesidades de los clientes es hora de diseñar los productos que satisfagan dichas necesidades. En este proceso hay que llevar a cabo distintas etapas para que el resultado final coincida con los requisitos del cliente y así sus necesidades queden satisfechas.

El diseño y desarrollo (D&D) del producto que es el conjunto de procesos que transforman los requisitos (del cliente, funcionales, legales, etc.) en características propias del producto se lleva a cabo en las siguientes etapas:

1) Planificación

2) Elementos de entrada

3) D&D propiamente dicho

4) Resultados

5) Validación

6) Revisión (donde corresponda)

7) Verificación de los resultados

8) Cambios tras la validación

9) D&D terminado

En la planificación del D&D se deben determinar: las etapas del mismo (investigación de mercados, toma de datos, cálculos, planos, recetas,…), la revisión, verificación y validación así como los responsables. La comunicación entre las partes o departamentos implicados es muy importante para conseguir productos dentro de especificaciones.

Después de la planificación hay que determinar los elementos de entrada, esto incluye, requisitos funcionales y de desempeño (que constituirán las características de los resultados del D&D), requisitos legales y reglamentarios, información de diseños previos y cualquier otro requisito importante para el diseño. Los elementos de entrada deben revisarse.

Una vez realizada la planificación y con los elementos de entrada definidos, se diseña y desarrolla el producto, obteniendo unos resultados.

Los resultados del D&D deben presentarse de forma apropiada para su verificación respecto a los elementos de entrada, por ello, deben cumplir los requisitos de los elementos de entrada, proporcionar información adecuada para la compra, producción y prestación del servicio, contener los criterios para la aceptación del producto y especificar las características del producto esenciales para el uso seguro y correcto.

Los resultados del D&D deben validarse para asegurar que el producto resultante puede satisfacer los requisitos del cliente para el uso previsto, si es posible antes de la entrega.

En el D&D, donde corresponda, deben realizarse revisiones sistemáticas para evaluar la capacidad de los resultados del diseño para cumplir los requisitos, identificar cualquier problema y tomar las acciones necesarias. En las revisiones deben participar los responsables de la etapa del D&D que se está revisando.

Cualquier cambio producido en el D&D debe identificarse y registrarse y ser revisado, verificado y validado antes de su aplicación. La revisión de los cambios del D&D debe incluir la evaluación del efecto de dichos cambios en las partes constructivas del producto una vez entregado.

En último lugar, se obtiene el D&D terminado.

De los elementos de entrada, revisiones, verificaciones, validaciones y cambios deben mantenerse registros.

En Alfonso Ros Consultores, nuestro equipo de consultores del área de calidad y medio ambiente, tras realizar el análisis de gestión de la calidad encontrará si se planifica correctamente el D&D y establecerá un plan de acción para mejorar este aspecto y, en consecuencia, su competitividad.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.