¿Sabes cuales son los 6 errores más frecuentes en autónomos y Pymes?

1. Pensar que mi negocio gira en torno a mi producto o servicio

Muchos empresarios construyen un negocio en torno a un producto o servicio. Sin embargo, para que un negocio funcione, en el centro del negocio ha de estar EL CLIENTE.

Él es quien paga. Él es quien decide si el producto o servicio es valioso y si está dispuesto a pagar por él.

Es imprescindible elegir bien al mercado objetivo y conocerlo bien para tener un negocio rentable.

2. Creer que ser pequeño es una desventaja

Uno de los peores enemigos de las grandes empresas es la inercia. Es muy difícil cambiar la dirección de una gran corporación. Es posible que iniciaras tu proyecto emprendedor porque querías hacer las cosas de forma distinta, a tu modo; no querías luchar contra las políticas y normas de la gran empresa. Ser pequeño te da flexibilidad.

La flexibilidad que te permite ser pequeño ha de jugar a tu favor.
Es más rápido tomar decisiones. Es más fácil aprender y corregir los errores. El contacto con los clientes es más directo.

 

3. No cuidar lo suficiente las relaciones personales

Las grandes empresas compran y producen en grandes volúmenes. Pueden permitirse ser muy competitivas en cuanto a precios, pero frecuentemente se olvidan de tener buena atención al cliente. Sobre todo atención postventa. Seguro que alguna vez has tenido un problema con un producto que compraste, y el servicio de atención al cliente te ha puesto las cosas tan difíciles que acabaste por tirar la toalla exhausto y cabreado.

En las pequeñas empresas es fácil hacerlo de otra manera. ¡Y es una gran forma de diferenciarte de la competencia! Ponte en contacto con tus clientes de forma sistemática un tiempo tras la compra, preguntándoles si están satisfechos. Ofréceles un regalito, por ejemplo un manual de uso avanzado, un documento con 10 consejos relacionados con el producto, etc. Si han tenido algún problema, ponte de su parte: intenta resolverlo y agradece su feedback.

Como clientes, una de las cosas que más agradecemos es la buena atención y calidad de un servicio. Como proveedor, has de considerar que tus clientes valoran lo mismo.

4. Seguir a la manada

Si no estás dispuesto a ser diferente y especial, tus clientes no sabrán diferenciarte de tu competencia.

Y si eres igual que todos los demás, te compararán por precio. Competir en precios es muy duro, porque tienes que trabajar mucho por márgenes muy pequeños.

Como dueño de un pequeño negocio has de diferenciarte, ser especial, ofrecer algo diferente, o hacerlo de forma diferente.

Cuando identifiques ciertas cosas que todos los demás hacen igual, piensa que eso puede ser la base de tu diferenciación.

5. No dedicar suficiente tiempo a hacer marketing

A la mayoría de nosotros que trabajamos por cuenta propia, lo que más nos gusta de nuestro negocio es el producto o servicio en sí. Lo que no nos gusta tanto es salir ahí fuera a encontrar clientes. Además, es la parte en la que muchos tienen menos experiencia y conocimientos.

Pero para que el negocio sea rentable ha de haber suficientes clientes. Y para que los clientes vengan, hay que hacer marketing. Esperar que lleguen sólos sin invitación es como poner un restaurante en la luna y esperar que se llene.

En La Fórmula Empresarial damos claves básicas de marketing para ayudarte a impulsar tu negocio. No te pierdas la próxima edición de este seminario, a partir de Septiembre.

 

6.Trabajar sin un plan

“¿Un plan de negocio? No, nunca lo hice. O nunca lo acabé.”

¡Mal hecho! A todos nos gusta la idea de ser lo suficientemente inteligentes o avispados como para ir improvisando y que las cosas vayan bien. El escritor Alan Lakein dijo: “No planificar es planificar el fracaso”, y yo creo que es verdad.

Hacer un plan no garantiza que las cosas salgan acorde al plan. De hecho, el propósito del plan de negocio no es delinear el futuro. Lo más probable es que no se cumpla en absoluto.

Pero hacer el plan ayuda a estudiar el mercado, aclarar ideas y tomar mejores decisiones.

Además, ha de crear el hábito de trabajar de forma estructurada, con objetivos anuales y mensuales, y utilizando las estrategias más adecuadas.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.